Celulitis: Qué es, síntomas y productos específicos 

La celulitis es una afección estética que afecta la apariencia de la piel. Especialmente en áreas como los muslos, las caderas, los glúteos y el abdomen. 

A menudo se describe como una apariencia de piel con hoyuelos o piel de naranja. Aunque la celulitis no representa un riesgo para la salud física, puede tener un impacto significativo en la autoestima y la confianza de quienes la padecen. 

Es importante comprender qué es la celulitis y cómo tratarla de manera efectiva para mejorar la apariencia de la piel y recuperar la confianza.

¿Qué es la celulitis?

La celulitis es causada por la acumulación de depósitos de grasa debajo de la piel. Estos ejercen presión sobre el tejido conectivo y crean una apariencia desigual en la superficie de la piel. Esta acumulación de grasa y la retención de líquidos pueden hacer que la piel se vea abultada y con hoyuelos. Sobre todo en áreas propensas como los muslos y las nalgas.

Se clasifica en varios grados según su gravedad, desde el grado 1, que presenta una apariencia ligeramente abultada en la piel al pincharla, hasta el grado 4, que muestra una piel notablemente abultada y con hoyuelos incluso en posición de reposo.

Causas de la celulitis

La celulitis puede tener varias causas, que van desde factores genéticos hasta hábitos de estilo de vida poco saludables. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Genética: La predisposición genética juega un papel importante. Si tus padres tienen celulitis, es más probable que tú también la tengas.
  • Hormonas: Los cambios hormonales pueden contribuir a la aparición de la celulitis. Por ejemplo, durante la pubertad, el embarazo o la menopausia, las fluctuaciones hormonales pueden aumentar la retención de líquidos y la acumulación de grasa.
  • Estilo de vida sedentario: La falta de ejercicio y el sedentarismo pueden contribuir a la acumulación de grasa y la pérdida de tono muscular, lo que aumenta el riesgo de celulitis.
  • Dieta poco saludable: Una dieta rica en grasas saturadas, azúcares refinados y alimentos procesados puede contribuir a la acumulación de grasa y la inflamación en el cuerpo, lo que puede empeorar la celulitis.
  • Tabaquismo: Fumar puede dañar el tejido conectivo de la piel y disminuir la circulación sanguínea.
Productos específicos para celulitis

Síntomas de la celulitis

La celulitis es una condición cutánea que afecta principalmente a las capas más superficiales de la piel y el tejido subcutáneo. A menudo, se manifiesta con síntomas visibles y sensaciones físicas que pueden variar en intensidad según la persona y la gravedad de la afección. Aquí te detallamos los síntomas más comunes:

Textura de piel de naranja:

La celulitis tiende a manifestarse como una alteración en la textura de la piel, similar a la cáscara de naranja. Esto se debe a la acumulación de grasa debajo de la piel, que ejerce presión sobre los tejidos y provoca una apariencia irregular y abultada en áreas específicas del cuerpo, como los muslos, las caderas, los glúteos y el abdomen.

Dolor y sensibilidad:

Muchas personas experimentan sensaciones de dolor, sensibilidad o malestar en las áreas afectadas por la celulitis. Este dolor puede variar desde una sensación de pesadez o sensibilidad al tacto hasta molestias más intensas. Especialmente al presionar la piel o durante actividades físicas.

Inflamación y enrojecimiento:

En algunos casos, la celulitis puede ir acompañada de enrojecimiento e inflamación en la piel afectada. Esta inflamación puede ser más notable en áreas donde la piel está más tensa o abultada debido a la acumulación de tejido adiposo.

Cambios en la temperatura cutánea:

La piel afectada por la celulitis puede sentirse más caliente al tacto que las áreas circundantes. Este aumento de la temperatura cutánea puede ser un signo de inflamación y aumento del flujo sanguíneo en la zona afectada.

Picazón y sensación de ardor:

Algunas personas experimentan sensaciones de picazón, ardor u hormigueo en las áreas afectadas por la celulitis. Estos síntomas pueden ser leves o más intensos y pueden causar molestias adicionales a quienes padecen esta afección cutánea.

Rigidez y firmeza en la piel:

En etapas más avanzadas de la celulitis, la piel puede volverse más rígida y firme al tacto. Esto se debe al desarrollo de fibrosis, un proceso en el que las fibras de colágeno se acumulan y endurecen el tejido conectivo debajo de la piel.

Limitación en la movilidad:

En casos graves de celulitis, especialmente cuando se desarrolla en áreas grandes del cuerpo, como los muslos o las caderas, puede haber una limitación en la movilidad y flexibilidad debido a la incomodidad y la sensibilidad en la piel afectada.

Cambios estéticos:

Además de los síntomas físicos, la celulitis puede tener un impacto emocional y psicológico en quienes la padecen debido a los cambios estéticos en la piel. La apariencia de puede afectar la confianza en uno mismo y la autoestima. Especialmente en situaciones donde se expone el cuerpo, como al usar trajes de baño o ropa ajustada.

¿Cuándo consultar a un profesional médico?

Si experimentas alguno de estos síntomas de manera persistente o si la celulitis interfiere significativamente con tu calidad de vida, es importante buscar atención médica. 

Un médico podrá evaluar la gravedad de la afección y recomendar el tratamiento más adecuado según tus necesidades individuales. 

Recuerda que la celulitis puede tratarse con éxito con una combinación de cambios en el estilo de vida, cuidado de la piel y, en algunos casos, procedimientos médicos específicos.

Pruebas y exámenes

El diagnóstico de la celulitis generalmente se basa en la apariencia característica de la piel y los síntomas informados por el paciente. 

En la mayoría de los casos, no se necesitan pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico de celulitis. Sin embargo, en casos más graves o complicados, el médico puede recomendar pruebas de imagen, como ecografías o resonancias magnéticas. Para evaluar la gravedad de la afección y determinar el mejor enfoque de tratamiento.

Síntomas de la celulitis

Tratamiento para la celulitis

El tratamiento para la celulitis puede variar según la gravedad de la afección. Las preferencias individuales y la respuesta de cada persona a diferentes enfoques terapéuticos. A continuación, exploraremos algunas de las estrategias más comunes y efectivas para combatirla:

Cambios en el estilo de vida:

  • Dieta saludable: Mantener una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables puede ayudar a reducir la celulitis al promover la pérdida de peso y mejorar la salud de la piel.
  • Ejercicio regular: La actividad física regular, especialmente ejercicios que involucran entrenamiento de fuerza y ​​cardiovascular, puede ayudar a tonificar los músculos, mejorar la circulación sanguínea y reducir la apariencia de la celulitis.
  • Hidratación adecuada: Mantenerse bien hidratado bebiendo suficiente agua durante el día puede ayudar a mantener la piel saludable y reducir la retención de líquidos, lo que puede empeorar la celulitis.
  • Evitar el tabaco y el alcohol: El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol pueden empeorar la celulitis al dañar la piel y afectar la circulación sanguínea, por lo que es recomendable evitarlos o reducir su consumo.

Cuidado de la piel:

  • Exfoliación regular: Exfoliar la piel regularmente puede ayudar a eliminar las células muertas de la piel y promover la regeneración celular, lo que puede mejorar la apariencia de la celulitis.
  • Aplicación de cremas y lociones: El uso de cremas y lociones específicas para combatir la celulitis puede ayudar a hidratar la piel, mejorar su elasticidad y reducir la apariencia a largo plazo.

Tratamientos profesionales:

  • Masajes y drenaje linfático: Los masajes terapéuticos y el drenaje linfático pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea y linfática, lo que puede reducir la retención de líquidos y mejorar la apariencia de la celulitis.
  • Terapias con aparatos: Algunos tratamientos profesionales, como la radiofrecuencia, la terapia láser y la cavitación ultrasónica, pueden ayudar a reducir la celulitis al estimular la producción de colágeno, mejorar la circulación y romper los depósitos de grasa debajo de la piel.

Procedimientos médicos:

  • Mesoterapia: La mesoterapia consiste en la inyección de sustancias específicas debajo de la piel para ayudar a disolver la grasa y mejorar la apariencia de la celulitis.
  • Liposucción: En casos de celulitis más severa, la liposucción puede ser una opción para eliminar los depósitos de grasa debajo de la piel y mejorar su apariencia.

Suplementos dietéticos:

  • Colágeno: Los suplementos de colágeno pueden ayudar a fortalecer la piel y mejorar su elasticidad, lo que puede reducir la apariencia de la celulitis.
  • Vitaminas y minerales: Algunos suplementos vitamínicos y minerales, como la vitamina C, la vitamina E y el zinc, pueden ayudar a mantener la salud de la piel y reducir la celulitis.

Es importante tener en cuenta que no existe un tratamiento único y universal para la celulitis, y que la combinación de diferentes enfoques terapéuticos puede ser necesaria para obtener los mejores resultados. Además, es fundamental consultar a un profesional médico o estético para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado según las necesidades individuales de cada persona.

Qué es la celulitis

Complicaciones de la celulitis

Aunque la celulitis generalmente no representa una amenaza grave para la salud, en algunos casos puede conducir a complicaciones potencialmente graves si no se trata adecuadamente. Algunas de las complicaciones más comunes incluyen:

  • Infección severa:Si la celulitis no se trata a tiempo o si la infección se propaga rápidamente, puede conducir a una infección más grave, como la fascitis necrosante, que puede poner en peligro la vida.
  • Absceso: En casos más severos, la acumulación de pus en los tejidos afectados puede llevar a la formación de un absceso, que puede requerir drenaje quirúrgico.
  • Infecciones sistémicas: En casos extremadamente raros, la celulitis puede provocar una infección generalizada en el torrente sanguíneo (septicemia) o en otras partes del cuerpo, lo que puede ser potencialmente mortal.
  • Recurrencia: Después de un episodio de celulitis, algunas personas pueden experimentar episodios recurrentes de la afección. Sobre todo si no se abordan adecuadamente las causas subyacentes, como la obesidad o la mala circulación.

Prevención de la celulitis

Aunque la celulitis puede ser difícil de prevenir por completo, existen algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de desarrollar esta afección cutánea o prevenir su recurrencia:

  • Mantener una buena higiene cutánea: Lavarse regularmente la piel con agua y jabón puede ayudar a prevenir la acumulación de bacterias y reducir el riesgo de infección.
  • Evitar lesiones cutáneas: Evitar lesiones en la piel, como cortes, abrasiones o quemaduras, puede ayudar a prevenir la entrada de bacterias y reducir el riesgo.
  • Hidratación adecuada: Mantener la piel bien hidratada puede ayudar a fortalecer la barrera cutánea y reducir el riesgo de desarrollar celulitis. Se recomienda aplicar regularmente lociones o cremas hidratantes.
  • Mantener un peso saludable: Mantener un peso saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar celulitis, ya que el exceso de grasa corporal puede aumentar la presión sobre los tejidos y contribuir a su formación.
  • Evitar el tabaco y el alcohol: El tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol pueden dañar la piel y afectar la circulación sanguínea. Esto puede aumentar el riesgo de desarrollar celulitis. Por lo tanto, es recomendable evitarlos o reducir su consumo.
  • Vestir ropa cómoda y transpirable: Usar ropa ajustada o que dificulte la circulación sanguínea puede aumentar el riesgo de desarrollar celulitis. Se recomienda usar ropa cómoda y transpirable, especialmente en áreas propensas a la celulitis como los muslos y las nalgas.
  • Tratar las infecciones cutáneas de inmediato: Cualquier corte, herida o infección cutánea debe tratarse de inmediato. Con ello prevenimos la propagación de bacterias y reducir el riesgo.

En caso de desarrollar síntomas de celulitis o experimentar complicaciones, es fundamental buscar atención médica adecuada para un diagnóstico y tratamiento oportunos.

También podría interesarte:

Preguntas frecuentes sobre la celulitis

¿Qué se hace para quitar la celulitis?

Para reducirla, se pueden adoptar medidas como mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, aplicar tratamientos tópicos como cremas con cafeína o retinoides, y considerar procedimientos médicos como la liposucción, la radiofrecuencia o la terapia con láser.

¿Qué hacer cuando sale una celulitis?

Cuando aparece, es importante mantener la piel limpia y bien hidratada. Aplica compresas frías para reducir la inflamación, evitar rascarse para prevenir infecciones, y consultar a un médico si los síntomas empeoran o no mejoran con el tiempo.

¿Cuáles son los 3 tipos de celulitis?

Los tres tipos de celulitis son:
Edematosa: causada por la acumulación de líquidos en los tejidos.
Fibrosa: caracterizada por la formación de nódulos fibrosos debajo de la piel.
Blanda: se caracteriza por la flacidez de la piel y la acumulación de grasa.

Referencias bibliográficas

  • Sánchez García, J. (2018). Celulitis y erisipela. Medicine – Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(3), 157-162. DOI: 10.1016/j.med.2018.01.013
  • Terranova, F. (2020). Celulitis: una revisión. Revista Médica Clínica Las Condes, 31(5), 689-695. DOI: 10.1016/j.rmclc.2020.09.005
  • Martínez De la Cámara, E., & Campos Martínez, M. (2019). Celulitis: aspectos actuales. Medicine – Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(64), 3803-3807. DOI: 10.1016/j.med.2019.08.013
No hay comentarios

Escribe un comentario

Your email address will not be published.

Kit digital