¿Qué es el acné?

El acné es una de las afecciones más comunes en la piel. Se manifiesta mediante la aparición de granitos o espinillas en algunas áreas del cuerpo, especialmente en rostro y cuello, además de surgir también en la espalda o el pecho.

Este trastorno es, fundamentalmente, el resultado de la obstrucción de los poros pilosos y de la proliferación de bacterias en la piel.

Su tratamiento no suele conllevar dificultades especiales. Para combatirlo basta con seguir una adecuada rutina de cuidado de la piel, que incluya una limpieza regular de la misma, evitando aplicar productos grasos, así como usar protectores solares en verano y épocas de mayor exposición solar.  De este modo, se puede prevenir la obstrucción de los folículos. En algunos casos, es conveniente someterse a terapias médicas especializadas. 

Causas del acné

Esta afección cutánea es producto de la combinación de algunos factores, principalmente, la obstrucción de los poros. Este “taponamiento” es producido por la acumulación de sebo y células muertas en la piel. A estos elementos hay que añadirle una frecuente inflamación y la multiplicación de bacterias, en especial la Propionibacterium acnes. 

La aparición del acné es incentivada por los cambios hormonales tan frecuentes en épocas como la pubertad, el embarazo, o la menstruación.

Debes saber que, en función de las causas que lo desencadenan, existe una clasificación de los casos de acné. Esta “categorización” va, desde el acné del lactante, el adolescente o el de la mujer adulta, pasando por otros tipos de lesiones acneicas como el mecánico, originado por una falta de transpiración. 

Además, una dieta poco variada y equilibrada puede incidir en su aparición, dificultando además una recuperación óptima. La genética es también otro aspecto determinante en el desarrollo de esta afección de la piel.

Qué es el acné

Tratamientos para el acné

Para controlar el acné, nada mejor que una aproximación o enfoque que tenga en cuenta los factores anteriormente mencionados.

En las farmacias disponemos de numerosos tratamientos y productos que ofrecen soluciones efectivas y saludables para combatir los efectos tan indeseados del acné en nuestra piel.

Entre estos productos podemos encontrar algunas cremas tópicas, que contienen ingredientes como el peróxido de benzoilo, retinoides o ácido salicílico.

Estas cremas y geles ayudan a tratar casos de acné leves o moderados, gracias a su acción para minimizar la obstrucción porosa y mantener “a raya” las bacterias.

Un dermatólogo puede recetar, en el caso de los casos más graves, algunos medicamentos de vía oral, como es el caso de algunos antibióticos o isotretinoína.

Si bien, para los casos más leves, los productos que pueden encontrarse en farmacias deberían bastar para tratar el acné.

Tratar el acné con productos farmacéuticos

Los productos disponibles en farmacias para el tratamiento del acné contienen diferentes componentes activos y, por tanto, trabajan de modo distinto entre sí.

Entre las indicaciones o especialidades de estos productos están la capacidad para eliminar las bacterias que ocasionan esta afección, descartar las células muertas e incentivar la regeneración celular, así como su habilidad para reducir los excesos grasos en la piel.

Es posible encontrar productos que aúnan todas estas funciones, conteniendo diferentes ingredientes en su composición con peculiaridades y propiedades únicas.

Tanto unos como otros, los artículos a la venta en farmacias indicados para el tratamiento del acné poseen componentes e ingredientes activos, los cuales te presentamos a continuación:

Peróxido de benzoilo

Este compuesto forma parte de numerosas cremas y productos tópicos para el tratamiento del acné, ya que cuenta con múltiples habilidades beneficiosas para la piel.

Es especialmente valorado por su capacidad para erradicar las bacterias que originan el acné, evitando excesos de grasa y actuando como un suave exfoliante de las células muertas de la piel. Además, sus propiedades antinflamatorias permiten rebajar el enrojecimiento y la inflamación tan característicos de esta afección cutánea.

Ácido azelaico

Muy útil y común en la composición de productos de farmacia para el tratamiento del acné, debido a sus habilidades antinflamatorias y antimicrobianas.

Este componente activo detiene la proliferación bacteriana desencadenante del acné, rebajando los niveles de inflamación. Además, contribuye a mejorar el aspecto de la piel, reduciendo las señales postinflamatorias del acné.

Qué es el acné

Ácido salicílico

La función más destacada del ácido salicílico como ingrediente de productos farmacéuticos para el acné es su capacidad para desobstruir los poros. Además de otras propiedades interesantes, el ácido salicílico contribuye a mantener controlada la producción de sebo en la piel, por lo que resulta muy conveniente para personas con pieles grasas.

Adapaleno

Se trata de un componente efectivo para el tratamiento de los casos de acné moderado a severo, gracias a su acción preventiva para la aparición de comedones como son los temidos puntos negros, granos o espinillas. 

La aplicación de productos tópicos, de venta en farmacias, para el tratamiento del acné que incluyen adapaleno entre sus componentes, contribuye a obtener un aspecto más saludable en la piel, que presentará menos marcas y se apreciará notablemente más suave.

Algunos consejos para el tratamiento del acné

Como ves, existen numerosos productos eficaces para combatir el acné y sus efectos cutáneos. Te recomendamos que los elijas en función de tu tipo de piel y de la severidad del acné.

Los más indicados, ante caso de duda, son aquellos que contienen peróxido de benzoilo y adapaleno. Su acción combinada puede resultar más eficaz, si bien, ten cuidado con la cantidad de producto utilizada. 

En algunos casos, la combinación de más de un producto puede resultar efectiva si se alterna su aplicación durante la jornada. Y, ante todo, ten mucha paciencia, los resultados pueden tardar en aparecer hasta meses, lo que no indica que el tratamiento o el producto no esté haciendo efecto.

En definitiva, el acné puede tratarse de forma sencilla mediante productos farmacéuticos, gracias a las numerosas propiedades de sus componentes activos. Una solución beneficiosa para detener un problema tan frecuente como incómodo.

No hay comentarios

Escribe un comentario

Your email address will not be published.

Kit digital