Qué es la alergia y cómo se trata

La alergia es esa reacción intensa y desmedida que se produce en los meses de primavera. Descubre los posibles tratamientos para suavizar sus efectos.

La llegada de la primavera supone todo un desafío para un grupo importante de la población: los alérgicos. Y es que esta estación trae consigo, además del buen tiempo y los días más largos, el temido polen. Para las personas que padecen alergia a este elemento, sus elevados niveles de concentración, presentes en el ambiente en los meses primaverales, conllevan enfrentarse a un inevitable malestar

En este post te invitamos a conocer algo más sobre la alergia y cómo prepararse adecuadamente ante la aparición del polen, así como saber cuándo debemos acudir al médico y los posibles tratamientos para corregir su sintomatología.

¿Qué es la alergia?

La alergia consiste en una reacción intensa y desmedida del sistema inmunológico ante sustancias de diversa índole con las que entra en contacto el organismo. Entre estos elementos suelen estar los ingredientes de algunos alimentos, o componentes presentes en el ambiente, como el polvo o el polen. No debemos olvidarnos de las intolerancias o alergias solares, consistentes en reacciones cutáneas anormales originadas por la exposición solar.

Los síntomas que comúnmente desencadena esta reacción son estornudos, picazón, congestión nasal, erupciones en la piel y dificultad para respirar. La alergia puede afectar a cualquier persona independientemente de su edad y puede presentarse en diferentes grados de severidad.

Afección de alergia

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar alergia?

Existen algunos factores de riesgo que predisponen al individuo a desarrollar alergias. Entre los más frecuentes están los antecedentes familiares, la genética o una exposición temprana a alérgenos durante la infancia.

¿Cómo prepararse ante una primavera de alergias?

Para reducir los temidos síntomas de la alergia te proponemos cinco tips a tener en cuenta con la llegada de la primavera:

  • Nada mejor que conocer los niveles de polen en tu zona. Si estás al tanto de la concentración de estas sustancias planificarás de una forma más efectiva tus salidas, planeando las actividades al aire libre en días con unos índices menores.
  • Evita la entrada de polen en espacios cerrados, como tu casa o el interior del vehículo. Para ello, y siempre que sea posible, mantén las ventanas cerradas el mayor tiempo posible.
  • Otra recomendación que te planteamos es utilizar filtros de aire de alto rendimiento en tus sistemas de climatización, así como purificadores de aire.
  • Siempre que sea posible, evita el contacto con alérgenos como plantas, polen o flores. Es conveniente que tengas especial cuidado con los días secos y de viento.
  • Y, por último, consulta a tu médico antes de la llegada de los meses primaverales. Te podrá recomendar tratamientos específicos, medicamentos o inmunoterapia.

¿Cuándo debo acudir al médico?

Cuando los síntomas de la alergia son graves y afectan a la calidad de vida del paciente, debe acudirse a un médico. Estos pueden manifestarse en forma de dificultad para respirar, opresión en el pecho o mediante reacciones de severidad como la anafilaxia

Ante la persistencia de los síntomas de la alergia, pese a estar administrándose medicamentos para el cese de estos, puede ser conveniente acudir a un profesional de la salud

Igualmente, si presenta dificultades añadidas, como sinusitis o infecciones respiratorias, ocasionadas por la reacción alérgica, visite a su médico. Este, además, le proporcionará orientación adecuada en el uso correcto de los medicamentos específicos para cada paciente. 

En definitiva, la visita a su médico es importante para valorar la sintomatología, realizar las pruebas pertinentes y, en su caso, brindar al paciente un tratamiento personalizado y efectivo para el control efectivo de la alergia.

Tratamiento de la alergia

Tratamientos para la alergia

Para contrarrestar los síntomas de la alergia podemos apoyarnos en algunos tratamientos naturales, que son una excelente alternativa a tener en consideración.

Existen extractos de plantas que actúan como antialérgicos. Gracias a su composición natural, no presentan riesgos de efectos secundarios. Entre los principios activos que contienen estas sustancias están el omega3 o la vitamina C, que contribuyen a paliar los síntomas de la alergia.

Algunos de los antialérgicos y tratamientos naturales más populares contra la alergia, son: 

  • Té rojo africano: Una bebida excelente para combatir los síntomas más molestos de la alergia, como el dolor de garganta o la congestión nasal
  • Té verde: El té verde es un frecuente antihistamínico natural, apreciado por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Gracias a su composición, rica en catequinas y quercetina, el té verde reduce notablemente la sintomatología ocasionada por la alergia.
  • Suplementos naturales, como la vitamina C y D, zinc, ortiga, equinácea. Cuentan con propiedades antiinflamatorias.
  • Probióticos.
  • Reducir el estrés, que contribuirá a un fortalecimiento del sistema inmunológico del organismo.
  • Evitar la exposición a alérgenos, como polvo, polen, pelo de animales, etc. 

Otros tratamientos

Existen otros tratamientos que sirven para aliviar los síntomas de algunas afecciones alérgicas.

  • En el caso de la rinitis alérgica, una inflamación de la mucosa nasal ocasionada por una reacción alérgica a sustancias como el polen o ácaros del polvo, uno de los tratamientos indicados para reducir esta sintomatología es el suero fisiológico.
  • Además, es posible encontrar sprays para uso nasal descongestionantes, que reducen además el picor y la secreción ocasionada por alergias, eliminando los agentes infecciosos o alérgenos.
  • Para el tratamiento de los síntomas oculares fruto de reacciones alérgicas, existen colirios o soluciones isotónicas especialmente indicadas para reducir la sintomatología derivada de la alergia.
  • Algunas reacciones alérgicas son ocasionadas por la exposición a la luz del sol. Son las conocidas como intolerancias solares. Para prevenirlas, existen productos (como cremas faciales), especialmente indicados para su aplicación sobre pieles sensibles, vulnerables al desarrollo de este tipo de afecciones.

En conclusión, los tratamientos químicos ofrecen una solución efectiva para el manejo de las alergias, si bien, los naturales, especialmente aquellos que contribuyen a una preparación del cuerpo, ofrecen beneficios adicionales en referencia a reducir la exposición a productos químicos.  

Esperamos que estas recomendaciones te sean de utilidad, y aprovechamos para recordarte la importancia de consultar a tu médico para solucionar cualquier duda o ante la aparición de síntomas graves. Un buen diagnóstico médico permitirá la prescripción del tratamiento más adecuado y efectivo para cada paciente y, por tanto, su restablecimiento.

También podría interesarte:

Kit digital